Visita a Holanda del escritor Juan Tomás Ávila Laurel

A
partir del 14 de septiembre nos visitará el escritor Juan Tomás
Ávila Laurel
, proveniente de Guinea Ecuatorial. Va a permanecer unos
días en Amsterdam donde le ha invitado La Tertulia para presentar sus trabajos literarios.

La
Tertulia es un lugar para los amantes del idioma español que
adoran vivir enterados del mundo hispanohablante, conocer más sobre
la diversidad cultural de Iberoamérica. Los invitados varían
generando una dinámica de temas tales como arte, literatura,
historia, política, economía, turismo, antropología.



El
escritor guineoecuatoriano, cuya biografía incluimos, asistirá también a una cena donde se hará un pase audiovisual de imágenes de Guinea Ecuatorial y finalmente hará una presentación literaria a los alumnos de la escuela secundaria Sint Nicolaaslyceum.



Programa

El
programa será el siguiente:



Sábado
15 de septiembre
 

Cena con sesión audiovisual sobre Guinea Ecuatorial comentada por el escritor Ávila Laurel para invitados   
    Hora;
a partir de las 19.00h
    Dirección;
J. Veltmanstraat 187, Amsterdam








Domingo
16 de septiembre





Presentación formal del trabajo literario de Ávila Laurel en La tertulia; http://la-tertulia-amsterdam.blogspot.com.es/
    Hora;
13.30h
    Dirección;
Sala La Folie del Café-Restaurante Zeppos -
http://www.zeppos.nl/
    [Gebed zonder End, callejón entre el
Grimburgwal 7 y 9, al final del Nes]

    ENTRADA €8,-
Estudiantes €6,- Café y té gratis-
    INF
0206184991/0636067462
    latertulia.amsterdam@gmail.com



Martes 18 de septiembre
y miércoles 19 de septiembre



Visitas
al instituto Sint Nicolaas Lyceum para asistir a unas clases de
español; para hacer una serie de presentaciones sobre la producción literaria de Guinea Ecuatorial en las aulas de español.

Semblanza personal y literaria de Juan Tomás Ávila Laurel

Ávila Laurel nació en 1966, es originario de la isla de Annobón y residente en Malabo durante la mayor parte de su vida (isla de Bioko, Guinea Ecuatorial), Ávila Laurel es un escritor inmensamente prolífico y uno de los más reconocidos fuera de su país natal, al que ha representado en numerosos e importantes foros internacionales de literatura. Ha sido conferenciante invitado en congresos internacionales en Corea del sur, Suiza, Mozambique, y en numerosas ocasiones en España y sobre todo en los Estados Unidos y Canadá. Su obra se caracteriza por un compromiso crítico con la realidad social y política, y con las desigualdades económicas, en su país en particular y en África en general.

Es el autor de más de una docena de libros entre los que se incluyen
novelas, obras de teatro, poesía, ensayo, y guiones cinematográficos.
Tiene además varios manuscritos inéditos o en vías de publicación. Entre
los títulos publicados se incluyen:
Poemas (Centro Cultural
Hispano-Guineano, 1994); Los hombres domésticos (África 2000,1994);
Historia íntima de la humanidad (Ediciones Pángola, 1999); la novela La
carga
(Editorial Palmart, 1990); Awala cu sangui (Ediciones Pángola,
2000); El derecho de pernada, o de cómo se vive el feudalismo en el
siglo XXI
(Ediciones Pángola, 2000); El Desmayo De Judas (Centro
Cultural Hispano-Guineano, 2001); Nadie tiene buena fama en este país
(Editorial Malamba, 2002); El fracaso de las sombras (Ediciones Pángola,
2004); Cómo convertir este país en un paraíso, con otras reflexiones
sobre Guinea Ecuatorial
(Ediciones Pángola, 2005); Guinea Ecuatorial.
Vísceras
(Fundación Alfons el Magnánim, 2006); Cuentos Crudos (Centro
Cultural Español de Bata, 2007); sus dos últimas novelas, Avión de
ricos, ladrón de cerdos
(El cobre, 2008), y Arde el monte de noche
(Editorial Calambur, 2009).

Entre sus varios libros de próxima aparición están África ya dejó de mamar, y el guión cinematográfico Un día vi cien mil elefantes

Ávila Laurel fue el director de la revista literaria guineana El patio, y posteriormente dirigió la revista Atanga.  

Mi
Nacimiento 













    Un
día no estuve,
    y
estuve en el cielo
    y
estuve en la tierra
    y
estuve en el mar.
    Yo
era niño, y sonreía.
    Y
Dios, que no duerme,
    en
la tierra quiso verme.
    Algo
de alma me daba,
    el
alma con su alma,
    un
poco de risa
    y
algo de sonrisa.
    Un
día de noviembre
    vi
la claridad del mundo;
    con
destreza salté y de mi madre
    salí.
¡Qué guapo era!
    ¡Ah,
perdonen!; no era feo.




    Juan
Tomás Ávila Laurel, poema de sus 'Versos del alma'

Para leer algunas de sus obras y ver la lista completa de las mismas pueden dirigirse a la página:

http://www.guineanos.org/